fbpx

Primera Sesión Yoga para Bebés ‘Trabajo de Flexibilidad’

Yoga para Bebés

En esta primera sesión de Yoga para Niños de 0 a 3 años vamos a trabajar es la flexibilidad, soltar tensiones y descargar espalda baja.

Arrancamos la sesión de yoga con nuestro bebé diciéndole que vamos a hacer yoga, conectando con su respiración. Una mano en su barriga y otra en la tuya. E incluso podemos hacerle un masaje inicial para que sienta los límites de su cuerpo y conectar con él. También podemos frotar las manos para calentarlas y hacerle un masaje sobre todo para que tome conciencia de los límites de su cuerpo, y se le va recorriendo desde la cabeza hacia los pies y viceversa. También podemos cantarle una canción mientras le hacemos el masaje .

Siempre manteniendo el contacto con la mirada del bebé y podemos poner sus piernas encima de las nuestras para que noten nuestra presencia.

A partir de este momento empezamos a trabajar bien sea la mamá o el papá en la sesión de yoga con una respiración inhalando con brazos arriba y exhalando con brazos abajo (unas 5 o 10 repeticiones, las que necesitemos) Una vez conectadlos con nuestra respiración realizamos un masaje de piernas y pies, también podemos darnos golpecitos pues así con este sonido podemos captar su atención y algún sonido con la boca para que sientan que estamos aquí con ellos.

Inhalamos y exhalamos abriendo y cerrando los brazos

Después nos colocamos en una postura de 6 apoyos, con las manos debajo de los hombros situando al bebé entre nuestros brazos, con las rodillas un poquito separadas y empezamos a realizar movimientos de columna, recuerda siempre mantener tus rodillas y manos bien apoyadas, conecta con el resto del cuerpo.

Inhalas y dejas que el ombligo se hunda hacia la tierra y al exhalar redondeas uniendo el ombligo a la columna y siempre buscando un movimiento. 

Relajando bien la espalda puedes inhalar cuando arqueas y al exhalar puedes soltar por la boca y hacer el sonido de cuando un gato se enfada, si mientras vas abriendo la boca se va relajando la mandíbula, relajas la pelvis.

Después apoyamos los dedos de los pies, subimos la cadera arriba y haríamos la postura del perro boca abajo e intentamos estirar bien la espada. En esta posición vamos a inhalar y llevamos el peso hacia las manos y juzgamos un poquito con la mirada con el bebé e intentamos mantenernos con fuerza en el ombligo, al exhalar cerramos un poco la cadera arriba. Si sucesivamente tantas veces como quieras. Recuerda inhalas hacia delante y exhalas atrás.

Ahora nos vamos a sentar y vamos a estirar una pierna y la otra flexionada y nos estiramos hacia delante a intentar agarrarnos del pie (no hace falta llegar hasta él, llega hasta donde puedas) Después abriríamos las dos piernas y apoyaríamos las manos delante y poquito a poquito iríamos caminando hacia delante hasta llegar a nuestro bebé. Iras sintiendo cómo vas estirando la parte interna de tus muslos.

Finalmente Sentada con la espalda bien estirada juntas la planta de tus pies, coges a tu bebé y acercas un poquito tus talones. Con la espalda bien apoyada en suelo vamos moviendo los pies hacia delante y hacia atrás. Nos columpiamos y nos relajamos con nuestro bebé. Después colocamos q nuestro bebé encima de las piernas, mirando hacia nosotros, su pecho muy cerca de nuestras rodillas y movemos las piernas hacia delante y hacia atrás.

Os dejamos el video donde aparece todo el ejercicio para que lo hagas con nosotros paso a paso ¿Te animas?

Este ejerció es muy bueno para fortalecer el abdomen y además la los bebés les gusta mucho.

Paz Núñez Jordán, profesora de yoga y trabajadora social en centro de yoga La Rueda de Albacete

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *