fbpx

Alimentación y nutrición infantil

alimentación en la infancia

Hola queridas/os lectoras/es, ¿cómo van creciendo nuestros pequeños retoños verdad? Parece mentira que ya estemos en la etapa infantil,  esa donde ya entra el sistema educativo y queremos hacerlo muy muy bien. Cada niño tiene unas necesidades diferentes que evolucionan a lo largo del tiempo y requieren una atención educativa orientada al desarrollo de la autonomía personal, para ello es muy importante nuestra actitud como educadoras, la organización de los espacios, los materiales, el tiempo y la colaboración familiar. En este post hablaremos sobre la importancia de la nutrición infantil.

Vamos ahora a aclarar dos conceptos: alimentación y nutrición. La alimentación es un acto consciente y voluntario, por lo tanto educable. La nutrición es un acto inconsciente e involuntario en el que digerimos, absorbemos y metabolizamos los elementos que el organismo necesita. Los nutrientes son los hidratos de carbono, las proteínas, los lípidos y las vitaminas, sales minerales, fibra y agua. Cada grupo de alimentos tiene su función, energética los hidratos de carbono y las grasas, plástica las proteínas, reguladora la fibra, vitaminas, sales minerales… A su vez, es muy importante el consumo de agua y la realización de actividad física.

nutrición infantil

La alimentación entre los 6 meses y los 2 años sería la lactancia y la alimentación complementaria, normalmente, las necesidades de los niños y niñas de 6 meses a 1 año serían de 950 Kcal/día y, entre el año y los cuatro años aumentaría a 1250 Kcal/día. Entre los 6 meses y los 2 años, además de continuar con la lactancia materna o de fórmula, es el comienzo de la alimentación complementaria, al principio como un juego de sabores y texturas, pautando la introducción atendiendo a detectar posibles alergias, también baja el ritmo de crecimiento y por lo tanto los requerimientos  110 Kcal/Kg/día.

Los alimentos complementarios se deben introducir cuando las necesidades de energía y de nutrientes sobrepasan lo que puede proporcionarse mediante la lactancia natural, deben proporcionar energía, proteínas y micronutrientes ( vitaminas y minerales) suficientes para satisfacer las necesidades nutricionales de un niño en crecimiento, deben prepararse de forma higiénica y hay que darlos con las manos limpias, y, sobre todo, se deben dar atendiendo a las señales de apetito y de saciedad del niño. La frecuencia de las comidas y el método de alimentación deben ser adecuados para su edad.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es lucia-nutricion.jpg

Lucía Moncayo: Graduada en Nutrición y Dietética por la Universidad Católica de Murcia, especializada en nutrición geriátrica y en nutrición infantil. Experiencia clínica de 15 años en consulta privada.

www.clinicamoncayo.com

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *