fbpx

Alimentación Covid 19

OBESIDAD COVID

Ha llegado septiembre y las noticias van informando de un aumento de los contagios de COVID-19. Los estudios de esta nueva enfermedad están confirmando la incidencia de la grasa y el sobrepeso en los efectos de esta enfermedad. A continuación hablaremos de la alimentación Covid 19.

Numerosas investigaciones han demostrado un incremento en la morbilidad y la mortalidad asociada a situaciones de obesidad y sobrepeso. Así, el riesgo de padecer diabetes, dislipidemias, resistencia insulínica y apnea del sueño es tres veces superior en pacientes con obesidad, y el riesgo relativo de enfermedad coronaria es dos veces superior.

alimentacion covid 19

El sobrepeso no sólo es una cuestión estética, pues un exceso de grasa alrededor de las vísceras y en la cavidad abdominal convierten esa grasa en” grasa tóxica”. Este tipo de grasa favorece la aparición de un estado oxidativo inflamatorio crónico en nuestro cuerpo, afectando a nuestro sistema inmune, y por tanto, a la capacidad de reacción de nuestro organismo ante las enfermedades. Es por ello que la obesidad y el sobrepeso sean un factor de agravamiento en los pacientes de COVID-19.

El paciente con sobrepeso elimina el virus más lentamente, asocia una mayor cantidad de virus exhalado y aumenta con ello la capacidad de contagio. Además, el sobrepeso afecta a la capacidad ventilatoria pulmonar de los pacientes, máxime si estos se encuentran tumbados como ocurre con aquellos que se encuentran hospitalizados. Nuestro sistema inmune se ve afectado por los nutrientes que aportamos en nuestra alimentación, principalmente con los antioxidantes.  De cara a afrontar las enfermedades, entre ellas la COVID-19, es recomendable adecuar nuestra alimentación alejándonos de grasas “insanas”, azucares refinados, harinas alcoholes, adoptando patrones alimenticios basados en una dieta baja en grasas saturadas y alta en ácidos grasos monoinsaturados, hidratos de carbono complejos y fibra dietética. El estudio «Dietary fiber confers protection against flu by shaping Ly6c- patrolling monocyte hematopoiesis and CD8+ T cell metabolism”, llevado a cabo por Trompette, A. y otros en 2018, demostró que la fibra dietética y los ácidos grasos de cadena corta protegen contra la infección grave de la gripe al reducir el daño tisular y aumentar la inmunidad antivírica.  

Nuestra dieta mediterránea se caracteriza por contener una gran cantidad de alimentos frescos y de temporada que aportan gran cantidad de antioxidantes a nuestro cuerpo. Os animamos a seguir una dieta rica en este tipo de alimentos para ayudar a vuestro cuerpo a estar en las mejores condiciones para afrontar enfermedades como la COVID-19.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es lucia-nutricion.jpg

Lucía Moncayo: Graduada en Nutrición y Dietética por la Universidad Católica de Murcia, especializada en nutrición geriátrica y en nutrición infantil. Experiencia clínica de 15 años en consulta privada.

www.clinicamoncayo.com

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *