fbpx

La hidratación de tu bebé en el primer año de vida

Cuando ya por fin tenéis en vuestros brazos a vuestro bebé, son miles las dudas que acechan en vuestra mente. Muchas de ellas están relacionadas con la correcta nutrición e hidratación de vuestro pequeño. Desde Mamás Aquadeus intentaremos dar respuesta a todas vuestras dudas.

El 79% del cuerpo de un recién nacido es agua; a los 1-3 meses disminuye al 72% y al año supone el 60% de su peso corporal. Como veis, cuanto más pequeño es el bebé mayor proporción de agua tiene, y esto repercute en que tiene unas mayores necesidades hídricas y también un mayor riesgo de deshidratación.

Lactancia natural y artificial.

Las necesidades de agua diaria en un bebé de 0 a 6 meses son de 700 mililitros y están cubiertas en su totalidad con una lactancia exclusiva a demanda. En los primeros meses de vida el alimento del bebé es la leche, la Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida y mantenerla hasta los 24 meses, pero a veces, por decisión propia de la madre o porque la lactancia materna no ha sido posible, la alimentación del bebé durante los primeros meses es la lactancia artificial.

Pero, tanto con una u otra opción, la hidratación estará asegurada con una lactancia exclusiva a demanda hasta los 6 meses ya que el 88% de la leche es agua, y sí, incluso en verano.

Cuando el bebé toma leche se está hidratando y nutriendo a la vez; si tiene más sed, seguramente aumente el número de tomas de leche que hace al día, tanto si toma lactancia materna como artificial. La clave es estar atentos a sus señales, ofrecerle a demanda y dejar de lado los horarios fijos.

Hidratación del bebé

Cuando el bebé es alimentado con lactancia artificial, es fundamental la correcta preparación de los biberones. Una mala praxis en este paso puede conllevar problemas graves de deshidratación y desnutrición. La leche utilizada en los primeros 6 meses es denominada tipo 1, y actualmente solo la podemos encontrar como leche en polvo. Este tipo de leche debe prepararse siempre con agua natural de mineralización débil, como agua mineral Aquadeus, adecuada para la preparación de alimentos infantiles, ya que proporciona los micronutrientes necesarios y no es necesario hervirla. Este último punto es muy importante ya que, si el agua no es embotellada, es totalmente necesario hervirla un tiempo mínimo entre 5 y 10 minutos para que no contenga gérmenes y eliminar así el riesgo de infección.

También es importante usar el agua en la cantidad precisa: por cada 30 mililitros de agua, un cacito raso de leche. Ni más ni menos. Siempre se irá aumentando la cantidad de leche respetando esta proporción y desechando el sobrante así, evitaremos que la leche esté muy diluida o muy concentrada, ambas opciones muy peligrosas para la salud del bebé.

Lactancia artificial

¿Y por qué es tan importante no ofrecer agua en los primeros 6 meses?

Debido a que la capacidad de su estómago todavía es pequeña, y si se le ofrece agua porque pensamos que tiene sed, estará hidratado, pero no nutrido.

Ahora bien, ¿qué pasa a partir de los 6 meses?

A partir de los 6 hasta los 12 meses el requerimiento hídrico diario es de 800 mililitros. Esta cantidad será proporcionada en gran parte por la lactancia, seguida de la alimentación y otras bebidas. La alimentación complementaria es aquella que se inicia a los 6 meses ya que es en este momento cuando la lactancia materna por sí sola no es suficiente para mantener los aportes diarios de energía que el bebé necesita. Entonces se abre una etapa nueva, muy bonita pero llena de cambios y de dudas.

Es una etapa a la cual se le debe prestar la atención que requiere ya que asentará las bases de su alimentación y nutrición futura. La alimentación complementaria es eso, una alimentación que complementa a la leche. Como se trata de complementar, se le irán ofreciendo al bebé distintos alimentos para que vaya probando, aprendiendo y experimentando, para que cuando llegue a los 12-24 meses esté totalmente incorporado a la alimentación familiar.

Es importante que, durante toda esta etapa de alimentación complementaria, se les ofrezca agua durante las comidas, y entremedias si hace calor o muestra sensación de sed ya que el riesgo de deshidratación en los niños es muy alto. Hay que tener en cuenta que hay alimentos con mayor proporción de agua que otros, como serían frutas y verduras. Es importante no forzar a que la beban, simplemente ofrecer a menudo.

El agua debe ser la bebida principal después de la leche en esta etapa. El agua será embotellada natural de mineralización débil, y será también la que se utilice para la preparación de las comidas. Los zumos, aunque sean naturales, o las infusiones, no deben sustituir jamás al agua como bebida. Y este hábito debe mantenerse durante toda la infancia, ya que el consumo diario y elevado de zumos envasados y refrescos es una de las causas de la alarmante cifra de niños con obesidad que actualmente presenta nuestro país. Es por ello, que debemos recalcar e insistir en el agua como bebida principal en la infancia y en la importancia de que los niños adquieran este hábito.

Bebidas

¿Cómo ofrecer agua a un bebé a partir de los 6 meses?

Se puede ofrecer de varias maneras:

  • Si vuestro niño ha tomado biberón, empieza a ofrecerle el agua en el biberón. Pero tener en cuenta que tanto el chupete como el biberón deberían dejar de usarse a partir de los 18 meses.
  • Ofreciéndole el agua en vaso o botella de agua adaptada con boquilla. Aunque os parezca una locura, los niños aprenden por imitación, y si os ven beber de un vaso, ellos querrán imitaros y aprenderán, y con el paso de los meses su dominio será mucho mejor.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *