fbpx

La fiebre en el lactante

Los episodios de fiebre durante los primeros años de vida es algo muy frecuente y que preocupa mucho a los padres. Por eso, hoy vamos a hablar de qué significa exactamente tener fiebre, que complicaciones puede tener y cómo afecta al desarrollo y estado de los más pequeños, para saber identificar cuando debemos ir a urgencias.

La fiebre es un mecanismo de defensa del cuerpo y una de las principales causas de consulta en el paciente pediátrico, ya que suponen entre el 10% y el 20% de las visitas.  La mayoría de estos episodios son debidos a infecciones víricas benignas y autolimitadas que no precisan tratamiento. Este factor es muy importante tenerlo en cuenta porque los episodios de fiebre hay que vigilarlos, pero solo se tratarán cuando afecte al estado anímico y físico del niño.

¿Pero qué es realmente a fiebre? ¿Cómo podemos valorarla?

Principalmente tenemos que tener la idea que se considera fiebre cuando la temperatura corporal supera los 38ºC y que sólo lo trataremos cuando observemos en nuestro pequeño, síntomas de irritabilidad o malestar. Es importante observar en nuestro niño cambios en el comportamiento, movimientos anómalos, signos de deshidratación (lengua seca, ojos hundidos, coloración grisácea, piel seca…), falta de apetito, malestar general, decaimiento, dolor…entonces trataremos la fiebre con antipiréticos. Los más conocidos son el paracetamol y el ibuprofeno.

  • El paracetamol, se puede utilizar desde el nacimiento, no tiene efecto antiinflamatorio y se absorbe con facilidad, manteniendo el efecto entre 4-6 horas. Se recomienda dar una dosis de 0,15 x el peso de nuestro niño.
  • El ibuprofeno, se recomienda utilizar a partir de los seis meses de edad. Tiene efecto antitérmico antiinflamatorio con pocos efectos adversos. Su efecto es más prolongado entre 6-8 horas.
Qué es la fiebre

¿Qué debemos hacer en casa? ¿Cómo tenemos que actuar?

  • Es necesario mantener una temperatura ambiental agradable
  • No arropar en exceso al niño.
  • Ofrecer abundantes líquidos, preferiblemente agua, pero sin forzarle.
  • Utiliza compresas de agua templada, pero no utilices compresas de alcohol, ni de agua fría.
  • No está recomendado los baños de agua fría. Si fuera necesario, baños de agua templada para ayudar a bajar la temperatura una vez administrados los antitérmicos.
¿Qué debemos hacer en casa?

Asimismo, nos parece imprescindible comentaros cuando deberíais acudir a un servicio de urgencias si vuestro hijo tuviera fiebre:

  • Menor de 3 meses de edad
  • El bebé se encuentra adormilado, decaído, muy irritable que no tiene consuelo.
  • Dolor de cabeza intenso unido a vómitos.
  • Dificultad respiratoria.
  • Si aparecieran manchas rojas en la piel que no desaparecen al presionarlas.
  • Si tuviera por primera vez como complicación una convulsión.

¡Esperemos os haya resultado interesante… durante los próximos artículos os hablaremos sobre la alimentación durante los primeros años de vida, la importancia y consecuencias de episodios de vómitos y diarreas en los más pequeños o la salud-bucodental y hábitos saludables en los más pequeños!

Alba Albitre Sanz, enfermera Especialista en Pediatría. Trabaja actualmente en Pediatría en el Hospital de Albacete.

Fundadora de Escuela de Padres. Puedes seguir su blog en la página de Facebook e Instagram: escueladepadresonline.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *