fbpx

El sueño durante la infancia, consejos y claves

El sueño es otro de los temas estrella durante los primeros meses y años. Y es que cuando un bebé aterriza en vuestra vida el sueño y el descanso ya no volverá a ser el de antes, y todos sabemos que el no dormir bien desquicia a cualquiera, así que lo mejor será estar bien informados para saber que se trata de una etapa normal que hay que pasar.

Los bebés recién nacidos duermen entre 16-17 horas durante todo el día. Comen y duermen. Luego cada vez estarán más despiertos y pasarán a dormir entorno a unas 15 horas incluidas dos o tres siestas. A partir del año y hasta los 3, los niños deberían dormir unas 12-13 horas diarias. A partir de este momento tendréis que estar alerta a sus señales para ver si sigue necesitando las siestas o ya no.

Consejos.

Lo normal es que los bebés tengan varios despertares nocturnos. Es normal. Y pueden durar varios meses, incluso hay que niños que durante los primeros años se siguen despertando una o dos veces durante la noche. Cuando se despierte pregúntate si tendrá hambre, pipí, caca, frío, calor…o puede que simplemente lo que necesiten sea un poco de contacto con mami.

También observaréis como tras quedarse dormido plácidamente en la teta o en brazos, al querer pasarlo a la cuna o carro se despierta como si ésta tuviera pinchos…es normal también. Cuando los bebés se quedan dormidos, tardan unos 20 minutos en entrar en sueño profundo y hasta entonces pueden despertarse muy fácilmente. Si tienes esto en cuenta, cuando se quede dormido, intenta esperar un poco más de tiempo en echarlo para evitar que se despierte al momento. Y si puedes y tienes tiempo, deja que tu bebé se eche la sienta en brazos…lo agradeceréis los dos y no, no se acostumbra a los brazos, los necesita, eres su seguridad y luego ¡crece enseguida!

Hasta los 6 meses de vida, y preferiblemente hasta el año, los bebés deben dormir en la habitación de sus padres. Pueden dormir en su propia minicuna o cuna con un reductor (le ayudará a estar más recogido y confortable y le recordará a cuando está en la barriga) o puedes realizar colecho, que no es otra cosa que dormir en la misma junto con tu bebé. Tenemos que contaros que hasta los 3 meses no es recomendable así que puedes optar por una cuna sidecar acoplada a tu cama.

Realizar colecho favorece la lactancia materna ya que es mucho más cómodo sobre todo para la mamá realizar las tomas en la cama, además favorece el descanso nocturno tanto de los padres como del bebé.

Claves para prevenir el temido síndrome de muerte súbita del lactante (muy importante a la hora de dormir)

  • El bebé tiene que dormir boca arriba y con la cabeza ladeada. Podrá estar boca abajo mientras esté despierto o jugando.
  • No se recomiendan los cojines antivuelco, almohadas, muñecos o trapos de apego durante los primeros 6 meses.
  • Evita sobre-abrigarlos, si se destapan en invierno ponle alguna capa más y ten en cuenta que por pasar frío no se cogen los resfriados.
  • Utiliza colchones con la superficie dura.
  • Evita quedarte dormida/o con el bebé en el sofá.
  • Evita fumar en la misma habitación. Recuerda que no debes fumar durante el embarazo y la lactancia. Evita también el alcohol y las drogas.
  • La lactancia materna y el uso del chupete tienen un efecto protector.

Ideas de rutinas antes de irse a dormir.

Cómo en todo, desde pequeños, es importante establecer unas rutinas relacionadas con la hora de irse a dormir. Algunas ideas pueden ser:

  • Aprovechar el momento del baño para ir relajándolo junto con un masaje mientras le aplicas la crema.
  • Después pijama, cena…puedes dejar el biberón de antes de dormir o la última toma de la teta para la cama o sillón ya que suelen quedarse dormidos en ese momento y así el paso a la cuna será más fácil.
  • Intenta que la habitación de dormir sea para dormir y no para jugar.
  • Puedes leerle un cuento, usar música relajante, luces proyectadas en la pared… cualquier cosa que le relaje y pueda asociar con el momento de dormir.

Hay bebés que duermen bien desde el principio, otros que se despiertan mil veces, otros que no hacen tomas nocturnas y otros que se duermen junto a la teta toda la noche…otros que quedan en la cuna enseguida y otros que necesitan brazos para conciliar el sueño… Solo deciros que ánimo, ¡que todo pasa! Y que a pesar de todo lo recordaréis como una etapa maravillosa.

Ana Belén Serrano, enfermera Especialista en Pediatría. Trabaja actualmente en Pediatría en el Hospital de Albacete.

Fundadora de Escuela de Padres. Puedes seguir su blog en la página de Facebook e Instagram: escueladepadresonline

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *