fbpx

Desarrollo evolutivo y estímulos para nuestro bebé

En este artículo vamos a explicar, de una forma sencilla y clara, el desarrollo evolutivo de nuestro bebé y parámetros para fomentar los estímulos y potenciar así, su desarrollo. Es un tema muy interesante y tan extenso, que lo dividiremos en varios artículos. En el que redactamos a continuación, abarcaremos la parte del nacimiento y sus primeras semanas de vida.

Primeros días de vida de nuestro bebé

Conductas que se encuentran presentes en el momento del nacimiento.

  1. Se produce un despliegue de conductas reflejas, es decir, el niño responde a los estímulos, pero con respuestas involuntarias.
  2. Las capacidades sensoriales del bebé ya funcionan.
  3. Se da un ajuste fisiológico (ritmos de sueño, alimentación, etc) y aportación entre niño y adulto.

Los padres se adaptan al ritmo del bebé, pero, poco a poco, el bebé se adapta también al ritmo de los padres hasta llegar a una conexión y “acuerdo” entre ambas partes.

Señales que el bebé empieza a emitir.

  • Llanto: le sirve para expresar emociones y comunicarse.
  • Miradas: son movimientos breves, no dirigidos voluntariamente hacia el estímulo.
  • Movimientos corporales: aun siendo globales, en masa y no coordinados, se trata de su forma natural de responder ante cualquier estímulo interno o externo. No siempre reflejan necesariamente malestar o ansiedad.

A partir de aquí, el adulto debe aprender a identificar y responder a las señales que emite el niño para saber y comenzar a estimularlo.

Estímulos ambientales.

  • Luz o iluminación: proporciónales una iluminación media y que no se dirija de forma directa a los ojos del niño. Evita los cambios bruscos para favorecer su adaptación.
  • Sonido: háblale y recuerda que prefiere las voces humanas más que cualquier otro sonido. Deben existir momentos de silencio y momentos de ruido para que el niño se adapte a su entorno, pero evitando los cambios bruscos de sonido y la ausencia o la constancia del mismo.
  • Espacios: proporciónale un espacio propio y preferentemente reducido. Respeta su tendencia a arrastrarse en la cuna, evita las cunas grandes, potencia los cucos o nidos.

Disfruta del abrazo cuando el niño esté en situación de alimentación o simplemente despierto. Utiliza el porta-bebé sólo para traslados momentáneos, evitando tiempos prolongados.

Estímulos ambientales

Respuestas del adulto al niño.

Cuando los niños dejan de ser atendidos en el hospital y pasan al cuidado exclusivo de los padres, con frecuencia se genera en éstos sensaciones de inseguridad, falta de competencia, ansiedad, temores. Esto es una fase normal del proceso de adaptación inicial y que comenzará a desaparecer cuando se aprenda a interpretar y responder a las señales que emite el niño.

Mejoras en el proceso adaptativo.

  • Escucha, observa y mantén la tranquilidad.
  • El llanto es una señal de comunicación a la que debes responder siempre utilizando la voz (hablar, susurrar, cantar) y el contacto físico que no siempre será cogerlo en brazos (prueba con caricias, masajes y si no, abrázalo).
  • Toma en brazos a tu bebé teniendo en cuenta:
    • Sujetar bien la cabeza para favorecer una buena interacción cara a cara.
    • Si buscas favorecer la relajación, prueba a tomarlo sujetando su cabeza en una posición de arrullo y asegurando la sujeción de la misma, restringiendo suavemente el movimiento corporal.
  • Cambia al niño de posición mientras se encuentre despierto y estés presente, incluyendo la postura boca abajo para favorecer el control de la cabeza y la exploración del ambiente.
  • Aprovecha el momento de la lactancia para disfrutar de la relación con el niño, puesto que no se trata solamente de un acto nutritivo sino de un marco de interacción y comunicación.
  • Aprovecha el cambio de pañal y sobre todo el baño, para acariciar y estimular al niño a través del tacto.
  • Respeta la respuesta y los estados (sueño, vigilia, llanto) del niño.
Mejoras en el proceso adaptativo

Estas pautas y conductas serán muy eficaces para estrechar lazos y afianzar tu seguridad y relación con tu bebé. Os sentiréis más cómodos y relajados si aprendéis a escuchar y a percibir cada movimiento y reacción del niño.

Es un proceso lento y constante, no os preocupéis si al principio os sentís un poco desorientados, en seguida, conectarás con tu bebé y seréis uno.

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *