fbpx

Ácido fólico y hierro, ¿por qué?

Tal y como adelantamos en el artículo anterior, hoy vamos a hablar de los micronutrientes, centrándonos en el famoso ácido fólico y el hierro.

¿Qué son los micronutrientes?

Son sustancias que, aunque nuestro organismo necesita en cantidades muy pequeñas, son fundamentales para su crecimiento, funcionamiento y desarrollo normales. Engloban las vitaminas y los minerales. Durante el embarazo, es frecuente que se produzcan carencias, sobre todo de hierro, yodo y fosfatos, debido a que la madre y el feto requieren una mayor cantidad de los mismos. Si no estamos atentos, estas carencias, pueden perjudicar la salud de la madre, su embarazo y la salud del neonato.

Ácido Fólico

Esta vitamina (vitamina B9) es necesaria para el cierre del tubo neural del bebé y su déficit podría dar lugar a deformaciones en la placenta que supondrían el aborto, defectos de nacimiento en el cerebro y en la columna vertebral del bebé. Se encuentra en las legumbres y vegetales de hoja verde como las espinacas, guisantes, cereales y frutos secos.

Aunque puede ser introducido en la dieta a través de estos alimentos, no siempre es bien asimilado, con lo que, si queremos asegurarnos una ingesta adecuada, lo más eficaz sería acudir a los suplementos diarios (los hay asociados con yodo o formando parte de un complejo vitamínico).

El cierre del tubo neural se produce durante las primeras semanas de gestación, por lo que lo ideal sería asegurar su aporte desde antes de quedarse embarazada. Como no siempre se planifica esta situación, hay que comenzar a tomarlo nada más tener conocimiento del mismo y continuarlo mínimo hasta el final del primer trimestre, aunque la tendencia actual es mantenerlo hasta el nacimiento del bebé.

Recuerda tomarlo diariamente, porque los “olvidos” en las tomas no garantiza su efecto protector.

Ácido fólico

Hierro

Este micronutriente forma parte de la hemoglobina y, por tanto, participa en el transporte de oxígeno. La anemia ferropénica es la carencia nutricional más frecuente en las embarazadas. Se sabe que niveles muy bajos de hemoglobina se asocian con bajo peso al nacer y prematuridad, perjudicando también la falta de hierro a bajo desarrollo físico y cognitivo de los recién nacidos.

Las necesidades en la mujer embarazada aumentan un 200% (de 15mg/día a 30mg/día), aun así, no todas las embarazadas necesitan un suplemento. Tu médico te indicará si debes tomarlo en base a los resultados de tus analíticas de seguimiento, sobre todo en las del segundo y tercer trimestre.

Es recomendable tomar los suplementos en ayunas o entre comidas para favorecer su absorción. Hay alimentos que favorecen y otros que impiden su absorción tal y como puedes ver en la imagen. Los efectos indeseables giran en torno a la intolerancia gástrica: estreñimiento, náuseas, vómitos, heces de color negro… aunque muchos de ellos han conseguido ser reducidos con los nuevos fármacos disponibles.

El hierro

Para obtener más información sobre nutrición e hidratación, no te pierdas todos los artículos de Mamás Aquadeus. Además, puedes completar todos estos consejos con deporte específico para embarazadas que, también, te ofrecemos en nuestra web como Pilates, yoga y natación.

No olvides que también sorteamos, cada mes, 100 litros de Agua Mineral Aquadeus en nuestra web, ¡participa!

Siéntete saludable y feliz con Mamás Aquadeus.

 

Caty Lillo Serrano, matrona y enfermera.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *