fbpx

Quiero confiar en mi misma, en mi cuerpo y mi bebé

Mi experiencia en el primer embarazo, que fue hace casi 5 años y medio, fue totalmente diferente a la de ahora.

Ha pasado tiempo y, obviamente, no me encuentro igual. La experiencia de un primer embarazo te crea una madurez y una asimilación muy diferente a cuando eres mamá primeriza. Siento cambios de actitud, físicos y emocionales… desde una perspectiva madura y segura.

Mi primer embarazo lo recuerdo con mucha alegría, ya que me noté muy bien desde el primer momento. Me sentía muy feliz y alegre, con muchas ganas de vivir. El mejor momento de mi vida.

Sin embargo, este segundo embarazo ha sido algo diferente. Durante el primer trimestre, tuve angustias y es una sensación muy desagradable. Al percibir ese malestar continuo tu actitud no es igual, cambia tu humor y eso afecta a tu día a día y a tu manera de percibir los cambios. Curiosamente, esas angustias solo se aliviaban cuando comía, tenía que estar comiendo y picando todo el tiempo.

En el segundo trimestre ya se calmaron mis angustias y pasé a sentirme como en el primer embarazo, con esa sensación de alegría, energía positiva y ganas de vivir. Pero estas emociones las viví desde una perspectiva más consciente de mi maternidad y mi bebé, de apertura hacia el bebé que llega.

En este tercer trimestre sí que quiero experimentar cambios que no pude conseguir con el primero. Un cambio en el que yo soy la mujer que decide y confía en sí misma y en su parto.

Durante mi primer parto, al estar cumplida la semana para nacer, me propusieron un parto inducido. Yo no estaba muy a favor y me sentía confundida. Finalmente, me convencieron y terminó siendo un parto por cesárea, era algo que yo no quería y que no estaba del todo segura, generando en mí, tras nacer mi bebé, una bajada emocional y un proceso lento de aceptación de cómo fue el nacimiento.

Sin embargo, todo esto me ha servido para sentirme más preparada frente a este nacimiento que llega. Me siento más confiada con mi cuerpo, mi bebé y su llegada al mundo. Quiero primero escucharme a mí y a mi bebé, que seamos uno y nosotros tomemos nuestras decisiones frente al parto.

Quiero confiar en mi misma, en mi cuerpo, mi bebé y en el proceso natural de la vida, es mi opinión y mi sentir.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *