fbpx

Me salió alto riesgo de que padeciera Síndrome de Down

Es mi segundo embarazo, yo iba muy confiada de que todo saldría genial, porque el primero así lo fue, lo disfruté muchísimo. En el primer embarazo no tuve vómitos, ni náuseas. No tuve ningún susto, que es lo más importante, y tampoco me lo dieron. Sin embargo, en este segundo, no sucedió igual. Me salió alto riesgo de que padeciera síndrome de down y fue necesario hacerme una amniocentesis*.

Con todos los nervios y preocupación que esto conlleva, no me hizo disfrutar mucho del inicio de mi embarazo. Además, yo venía de un aborto previo y la preocupación se incrementó.

Yo pensaba que este iba a ser más fácil, porque con el primero siempre se tienen más miedos e inseguridades, pero en mi caso, ha sucedido al revés.

El comienzo de este empezó muy mal, pero ya en el segundo trimestre, cuando me dijeron que las pruebas habían salido positivas, todo correcto y bien, ya he podido tranquilizarme un poco y disfrutar más de mi embarazo. Sin embargo, ya no es todo igual, la preocupación sigue estando ahí y hasta que no le vea la carita, dentro de un par de meses, no me sentiré tranquila.

Aun así, hay que disfrutar de las pequeñas cosas, como que su hermanita mayor ponga la oreja en mi barriga para escuchar a su nuevo hermanito, o le hable, o le quiera echar cremita… que empiece a implicarse ya, sin haber nacido aún, es una sensación muy gratificante y feliz y ver que voy a tener una pequeña ayudante conmigo facilita las cosas y lo hace todo un poco más llevadero hasta el día de su nacimiento.

 

*La amniocentesis es una prueba diagnóstica que se realiza durante el embarazo a mujeres cuyos bebés presentan aparentes riesgos genéticos o cromosómicos, y en la cual se extrae una pequeña cantidad de líquido amniótico con el fin de estudiar posibles trastornos fetales.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *