fbpx

Niveles e inicio del yoga durante el embarazo

El yoga y los niveles de vida

El embarazo es un proceso extraordinario en el que ocurren muchos cambios en tu interior. Cambios fisiológicos, anatómicos, energéticos y también, emocionales. Es el momento de tu vida en el que conectas con ese lado femenino más íntimo e instintivo. La práctica de yoga, en esta etapa tan especial de tu vida, te ayuda a ser más consciente de todos los cambios que acontecen. Te ayuda a sentirlos, a comprenderlos y a vivirlos en su plenitud. El yoga, puede ayudarte en diversos niveles de tu vida:

  • A nivel físico, las asanas, las posturas adaptadas a cada período de gestación, te hacen conectar con el cuerpo, te ayudan a soltar tensiones físicas de los músculos, de las articulaciones y también te ayudan a liberar emociones y a sentirte libre de inhibiciones. Vas conociendo tu cuerpo y te permites moverlo y experimentar de forma diferente y particular y eso te crea un estado de liberación y bienestar.
  • A nivel energético, la conexión con tu respiración, mantener una alimentación saludable, el aire que respiramos, el agua que bebemos y los ambientes en que nos movemos, provocan una recarga o descarga de energía, por eso, estos factores son muy importantes para tu salud y la de tu bebé. Conectar con tu respiración te ayuda a sentir como estás en cada momento. Si tu respiración es agitada o es tranquila, indica tu estado mental o emocional en ese momento. A través de la alimentación sana, el consumo de alimentos frescos, se da una recarga de energía y una buena hidratación, con un agua de calidad como Aquadeus Agua Mineral, es un aspecto fundamental en el embarazo, en el parto y en la lactancia. Respecto a los ambientes es muy importante que evites lugares cargados, discusiones, momentos estresantes… rodéate de ambientes tranquilos y con niveles de energía óptimos y adecuados, ya que el embarazo es una etapa donde la mujer está más abierta al mundo, más sensitiva y percibe con más intensidad todo lo que le llega del entorno. Hay situaciones en las que no te encuentras del todo bien y no entiendes el por qué. Puede ser debido al ambiente por donde te has movido y te lo has llevado contigo. Por eso, una buena práctica de yoga ayuda a tener una mayor conciencia de ti misma y a canalizar y poner límites para que estas situaciones no te afecten ni a ti, ni a tu bebé.
  • A nivel emocional, el yoga favorece el autoconocimiento y el reconocer las emociones en cada momento. Durante el embarazo, los cambios hormonales también alteran tu sistema nervioso y eso se transmite al estado emocional. Dedícate unos momentos del día para observarte, para reconocer como te sientes y afrontar tus emociones con conciencia y positividad, aprovechando cada emoción para crecer y conocerte un poco más. No dejándonos llevar por ellas. El bebé siente todas tus emociones y hay que ser capaz de controlarlas para empezar así a educarlo ya desde nuestro interior.
  • A nivel mental, la práctica de yoga, también conlleva una parte de relajación y respiración que permite conectar con tus pensamientos. Los educamos e identificamos para que estos no te limiten o desmoralicen, que los pensamientos vayan a tu favor. Hay que tener una auto-escucha del cuerpo y la mente para mantenerte centrada, aumentando así tu confianza. Todo ello favorecerá a llevar un embarazo, un parto y una lactancia más consciente y preparada emocionalmente.

No quiere decir que todo vaya a ir bien, que no haya problemas. Van a surgir problemas y dificultades, imprevistos, momentos en que nos sentiremos mal, otros en que nos sentiremos bien… habrá de todo. Pero la diferencia estará en la manera de afrontar todos esos sentimientos. Se afrontará diferente si se tiene una atención relajada y te permites vivirlas con positividad y autoestima.

Niveles de vida

Iniciar una práctica de yoga durante el embarazo

Lo primero, es elegir un momento del día en que te venga bien practicar, en el que puedas estar tranquila, que nadie te moleste, que sea un ratito solo para ti. Ese será tu momento de pausa, tu momento para parar y sentir como tu cuerpo está cambiando día a día.

En ese momento conecta con tu respiración, con tu cuerpo y tu bebé. El bebé dentro de ti se mece rítmicamente al compás de tu respiración, por eso, la respiración es clave en la práctica de yoga.

Has de tener en cuenta, que las actitudes corporales inadecuadas, las tensiones, las preocupaciones… alteran el ritmo de tu respiración. Cuando seas consciente de ella, te servirá para poder modificarla en momentos negativos. Aprenderás a relajarte y gestionar tu respiración en cualquier situación y conseguir así, un estado de calma y tranquilidad óptimos.

El miedo, la tristeza, la ira también forman parte de las emociones naturales del ser humano y aprender a reconocerlas y a expresarlas adecuadamente durante el embarazo es una forma asimismo de enseñar a tu bebé desde su etapa intrauterina. Con la práctica constante de yoga aprenderás a reconocer cada parte de tu cuerpo y sus posibilidades, a liberar tensiones, a respirar y a conocer tu suelo pélvico. Tu cuerpo aprende y registra las experiencias y movimientos que has realizado durante el embarazo, te proporciona memoria corporal para que el día del parto todo pueda ser más instintivo, mas fácil. Simplemente dejar a tu cuerpo parir y dejar a tu bebé nacer.

Para obtener esa memoria corporal es importante mantener un ejercicio constante de yoga. Es mejor practicar un poquito todos los días, como 15 minutos, que un día a la semana, una hora y siempre que sea una práctica constante y suave.

Mantener un momento al día para ti, incluso llevar un diario donde poder registrar todas tus emociones, todas tus sensaciones físicas, a modo de diálogo con tu bebé ayudará a unirte a él y prepárate a nivel emocional para el momento del parto y de recibir a tu pequeño/a.

El embarazo y el dar a luz te ha iniciado a la maternidad, has sido transformada, ya no eres la mujer que eras ayer, bienvenida.

Inicio de yoga

Si quieres saber más sobre el mundo del yoga durante el embarazo, entra aquí.

Paz Núñez Jordán, profesora de yoga y trabajadora social en centro de yoga La Rueda de Albacete

 

 

 

 

 

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *