fbpx

Nutrición en el embarazo

La alimentación durante la gestación.

El embarazo constituye una de las etapas de mayor vulnerabilidad nutricional en la vida de la mujer. Durante el mismo, se sufren numerosos cambios hormonales y físicos que hacen que la alimentación cobre una gran importancia. Cada fase de la gestación requiere unas necesidades nutricionales concretas para garantizar un crecimiento y desarrollo fetal óptimo.

La proporción de calorías que la mujer gestante necesita casi no se modifica respecto a antes del embarazo, por lo que debemos aprovechar este punto para prestar especial atención a lo que comemos, haciendo más hincapié en la calidad que en la cantidad. Evitaremos así un aporte insuficiente de vitaminas, calcio, proteínas de calidad, potasio y todos los macro y micronutrientes que nuestro cuerpo va a utilizar cada día. También, una nutrición adecuada, agiliza la recuperación de la madre después del parto.

Durante el embarazo, no hay que seguir una dieta especial. Lo importante es tener una alimentación variada y equilibrada, como lo es la dieta mediterránea.

En el primer trimestre de gestación no es preciso consumir calorías adicionales, pero sí hacer un reparto de las mismas en cinco comidas diarias ya que un segundo desayuno y una ligera merienda ayudan a mantener un nivel uniforme de glucosa en sangre y un completo aporte nutricional.

A partir del segundo y tercer trimestre aumentan las necesidades calóricas: sería necesario un incremento de unas 300kcal al día. Esto supone aproximadamente un 10% de la ingesta habitual, o lo que es lo mismo, la cantidad que suministran dos rebanadas de pan y un vaso de leche. Con esta explicación debe quedarnos claro que UNA EMBARAZADA NO NECESITA COMER POR DOS.

Si la dieta no aporta energía y nutrientes en la cantidad necesaria, serán captados de las reservas maternas, intentando preservar al máximo el crecimiento y desarrollo fetal. En algunas ocasiones se han observado enfermedades como osteomalacia, raquitismo, anemias y trastornos del sistema nervioso en niños cuyas madres habían padecido deficiencias notables en la dieta. Así mismo, los requerimientos de la mujer embarazada deberían calcularse en función de su antropometría y de la actividad física que desarrolla.

¿Por qué se gana peso en el embarazo?

La causa del incremento de peso es que durante la gestación se produce la síntesis de nuevos tejidos: glándulas mamarias, engrosamiento del útero, aumento del tejido adiposo (grasa), desarrollo del feto y la placenta y aumento del agua corporal y el volumen sanguíneo, como vimos en el artículo anterior. Sin embargo, aunque el aumento de peso es necesario e inevitable, también debe ser adecuado y controlado.

Generalmente, se debe aumentar durante la gestación completa entre 9 y 12kg, aunque depende mucho de cada situación y de cada persona; por ejemplo, si existe un sobrepeso previo, la ganancia de peso ha de ser menor que si la mujer se encuentra en su peso ideal. De cualquier modo, se recomienda que la mujer tenga un peso adecuado antes de quedarse embarazada.

En el primer trimestre, el incremento de peso medio es entre 1 y 3kg, en el segundo, de 3,5 a 4kg y en el tercer trimestre, que es cuando se produce la mayor subida de peso, por el crecimiento mayor del feto, los tejidos y los depósitos de grasa de cara a la posterior lactancia materna, se recomienda ganar de 5 a 5,5kg.

No te pierdas nuestro siguiente artículo donde haremos una recopilación de los macronutrientes (grasas, hidratos de carbono y proteínas) y micronutrientes más importantes en el embarazo.

¡Recuerda! Sigue unas pautas saludables de alimentación y buenos hábitos para disfrutar al máximo de tu embarazo. Es conveniente combinar una saludable alimentación con ejercicio moderado regular. En Mamás Aquadeus ofrecemos una sección de deporte adaptado a ti de yoga, pilates y natación, no te la pierdas.

Caty Lillo Serrano, matrona y enfermera

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *