fbpx

Los 10 falsos mitos más frecuentes durante el embarazo

A menudo, durante el embarazo, podemos escuchar diferentes tipos de consejos provenientes de nuestro entorno. Por norma general, no tienen ningún tipo de base científica e incluso algunos pueden resultar hasta divertidos. Pueden variar de una generación a otra y de una zona geográfica a otra.

Hay que tener cautela con ellos porque, además de inducir algunas veces a error, consiguen hacernos adoptar ciertas posturas o hábitos que pueden resultar perjudiciales para el bebé. Suponen un motivo de consulta muy común en las embarazadas.

A continuación vamos a desmontar los 10 mitos más comunes en el embarazo:

  1. Si la futura madre padece pirosis (acidez, ardores), el bebé tendrá mucho pelo.

Debido a una hormona secretada durante el embarazo (Relaxina), el esfínter que comunica el esófago con el estómago se relaja y permite el paso del ácido estomacal hacia arriba, provocando esa sensación de ardor, a veces, durante todo el día. También, conforme el útero va aumentando de tamaño, va comprimiendo el estómago, produciendo el mismo efecto. Es totalmente falso que influya en que el bebé tenga más o menos pelo.

  1. La embarazada no puede realizar ejercicio físico.

Es justo todo lo contrario. Un ejercicio suave y continuado es beneficioso para fortalecer diferentes grupos musculares de cara al aumento de peso, al cambio que sufrirá poco a poco el cuerpo y por supuesto, de cara al parto. Es recomendada la práctica de Pilates, natación, yoga, caminar…

  1. Una embarazada debe comer por dos.

 Ya vimos en el artículo de nutrición una explicación detallada de este mito el cual, es totalmente falso.

  1. Si la tripa tiene forma picuda será niño y si es redondeada, será niña.

 La forma y la altura del vientre están determinadas por el tono muscular y uterino, así como por la posición del bebé.

  1. Está prohibido teñirse el pelo.

En la actualidad hay tintes naturales que no suponen riesgo para el bebé. Lo importante es que el tinte utilizado no contenga amoniaco, acetato de plomo o derivados del petróleo.

  1. Si la embarazada se cae de culo es una niña, si lo hace de rodillas es un niño.

 Debido a la Relaxina, comentada anteriormente, se produce una laxitud en las articulaciones (esto supondrá una ventaja en el parto) y una cierta inestabilidad en algunos movimientos.

  1. Está prohibido bañarse en sitios públicos estando embarazada.

El cuello del útero está cerrado y sellado por el tapón mucoso lo que impide la entrada de microorganismos.

  1. Depilarse con cera está prohibido durante el embarazo.

Es cierto que hay distinciones entre la cera fría y caliente. La caliente se puede usar sin problemas en axilas pero en ingles y piernas es preferible la fría, ya que la caliente predispone a la aparición de estrías.

  1. Las relaciones sexuales pueden hacer daño al bebé.

Si no hay contraindicación médica, se pueden mantener relaciones sexuales sin problema. La penetración no afecta a la seguridad del bebé, ya que está protegido por el tapón mucoso en el cuello del útero y por el saco y líquido en el resto. Al contrario, este acto tiene múltiples beneficios, reforzando la complicidad en la pareja.

  1. Si no satisfaces los antojos, el bebé nacerá con una mancha de la misma forma.

No hay evidencia científica que justifique la asociación entre el deseo de ciertos alimentos con el embarazo y mucho menos con el feto. De hecho, muchos bebés nacen con manchitas en la cara que desaparecen con el tiempo.

Caty Lillo Serrano, matrona y enfermera.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *