fbpx

Diástasis Abdominal

¿Qué es la diástasis abdominal?

¿Has sido mamá y sientes que tu abdomen tiene un aspecto raro, como si aún estuvieras embarazada? ¿Además tienes dolor en las lumbares, sensación de hinchazón abdominal o malas digestiones? ¡Cuidado! ¡Puede que sufras diástasis abdominal!

¿Pero qué es la diástasis abdominal?    

La diástasis abdominal es la separación que se produce en la membrana conjuntiva que hay entre un recto abdominal y otro, conocida como línea Alba. La línea Alba es el punto de encuentro de todos los abdominales, donde juntos forman una estructura tendinosa llamada aponeurosis, localizada en la línea media del abdomen. Esta separación puede ocurrir tanto por un gran estiramiento de toda la faja abdominal, es el caso de un embarazo u obesidad, o por un aumento de tensión en la línea Alba, que podría producirse por un exceso de ejercicios abdominales o en el caso de niños en la fase de crecimiento.

Abdominales , ¿Cuál sus funciones y cómo están divididos?

Dividiremos los abdominales en 3 capas, empezando desde el más profundo hasta el más superficial. En la primera capa y la más profunda encontramos el transverso abdominal, más conocido como faja abdominal. Esta musculatura parte de la espalda, se agarra a las vértebras tapizando toda la cavidad abdominal. Tiene una gran superficie, pero sus fibras musculares no llegan a completar toda la circunferencia, cambiando su naturaleza y convirtiéndose en una estructura tendinosa donde se unen con los otros abdominales formando la línea Alba. La principal función del transverso abdominal es sostener las vísceras del abdomen, darnos estabilidad y equilibrar las presiones corporales, ya que forma parte de los músculos profundos del cuerpo junto con diafragma y suelo pélvico.

En la segunda capa encontramos los oblicuos, musculatura intermedia localizada entre el transverso abdominal y los rectos del abdomen. Hay dos musculaturas oblicuas una mayor y otra menor. El oblicuo mayor va desde las costillas hacia la línea Alba y los ilíacos. El oblicuo menor va desde los ilíacos hacia las costillas y la parte delantera del abdomen (línea Alba). Entre el oblicuo menor, por un lado, y el mayor, por el otro, dan la impresión de formar haces cruzados, aunque no hay que olvidar que en el medio se encuentra la mencionada zona sin músculo. Los oblicuos tiene como función darnos movimiento en el cuerpo.

En la última y tercera capa más superficial, están localizados los rectos abdominales (la famosa tableta de chocolate), ellos se insertan en el esternón y las últimas costillas dirigiéndose hacia el pubis. Los rectos de abdomen tiene como función, junto con la musculatura de la espalda, mantenernos erguidos, la flexión del tronco y participa en la respiración, limitando la inspiración y favoreciendo la espiración.

¿Qué tipo de problemas puede provocar la diástasis?

La diástasis abdominal es más que un problema estético. Esta separación de los abdominales lleva a una inestabilidad en al zona lumbar y pélvica, pudiendo ser la causa de problemas como:

  1. Lumbalgias.
  2. Debilidad del suelo pélvico.
  3. Malas digestiones.
  4. Hernias abdominales.

¿Cómo afecta la diástasis abdominal al suelo pélvico?

La diástasis abdominal puede ser la causa de problemas de suelo pélvico como la incontinencia urinaria o los prolapsos genitales. Esto ocurre debido sobre todo a las compensaciones que el cuerpo realiza para contrarrestar la debilidad abdominal, todas estas compensaciones llevan a una alteración de la postura que por consecuencia provoca un aumento de la presión intraabdominal. La alteración postural hace que los vectores de fuerza del cuerpo caigan en la zona más débil de la pelvis, que es la vagina, en vez de caer hacia el sacro y el núcleo fibroso del periné, este desequilibrio poco a poco puede llevar a problemas de suelo pélvico.

¿Como sé que tengo diástasis de rectos abdominales?

 1. Túmbate de boca arriba deja tus piernas dobladas y separadas a la anchura de tu cadera.

 2. Sube con tu tronco despegando el cuello y tus escápulas (omóplatos) del suelo.

3. Con los dedos posicionados verticalmente averigua se hay un hueco entre tus abdominales (harás por arriba del ombligo y por debajo) 

4. Cuando hayas encontrado un hueco es importante que sepas la anchura de esta separación, así que pon tus dedos ahora en horizontal para saberlo

 5. Si has encontrado esta separación busca un fisioterapeuta especializado para que te ayude en tu rehabilitación. 

¿Cómo puedo tratar la diástasis abdominal?

Podemos dividir el tratamiento de la diástasis en quirúrgico y convencional. La cirugía esta aconsejada en los casos más severos, donde la persona siente dolor y hay dificultad en desarrollar actividades de la vida diaria. La técnica quirúrgica más utilizada en este caso es la abdominoplastia.

En los casos de cirugía es bastante aconsejable que la mujer busque realizar una rehabilitación preparatoria para que los músculos estén lo más tónicos posibles antes de la cirugía, a fin de facilitar la recuperación postquirúrgica, y tras la cirugía el seguimiento con el fisioterapeuta es fundamental, tanto de cara al tratamiento de la cicatriz como de la mejora postural y la tonificación abdominal.

El tratamiento convencional debe estar basado en la reeducación postural, ya que en casos de diástasis abdominal hay un desequilibrio de la postura. Es de fundamental importancia que todos los ejercicios favorezcan la sinergia del abdomen y de la pelvis. Los ejercicios de impacto y abdominales convencionales deben ser evitados ya que no favorecen el reclutamiento del colágeno.

Pequeños consejos que hacen la diferencia:

  1. Evita realizar fuerzas reteniendo el aire.
  2. Busca mantener una buena postura.
  3. Evita ejercicios de impacto.
  4. Evita abdominales convencionales.

Caroline Correia: Fisioterapeuta especialista en suelo pélvico  en la clínica Fisio Fit Mujer

www.fisiofitmujer.com

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *